Proyecto Djehuty

Diario de excavación

< Diario 2020

15 de enero

Hoy hemos seguido ya el horario normal, de desayuno a las seis y media, y a las siete en el yacimiento. A la entrada nos reunimos con el grupo de trabajadores que nos lleva acompañando ya muchos años, Taalat, Yuma Saabut, Ibrahim, Hussein, Karam, Zaglab… Durante esta campaña tendremos al mismo Inspector de antigüedades que hace dos años, a Ahmed Tayib, con el que hemos seguido manteniendo contacto desde entonces, así que no podríamos estar en mejores manos. Después de una sucesión de efusivos abrazos, echamos un buen vistazo al yacimiento, para comprobar que todo estaba como lo dejamos hace casi un año, a excepción de un pobre perro muerto en el patio del jardín que todavía despedía un fuerte olor. Abrimos las tumbas de Djehuty y Hery, y en poco tiempo ya teníamos la luz conectada. Luego tocaba sacar las cosas que almacenamos en las otras tumbas que no conservan decoración, como las borriquetas de madera para las mesas, las banquetas, las telas y tubos de metal para las jaimas…

Primer amanecer desde el patio del Marsam.
Primer amanecer desde el patio del Marsam.
Vista del yacimiento desde la carretera, con los dos cubos blancos que guardan la réplica del jardín.
Vista del yacimiento desde la carretera, con los dos cubos blancos que guardan la réplica del jardín.
Apertura de la tumba de Djehuty.
Apertura de la tumba de Djehuty.

Los tablones de madera de las mesas las habíamos utilizado para cubrir y proteger el jardín al final de la campaña pasada, así que acabamos destapando el jardín. Se me olvidó mencionar antes la gran novedad en el yacimiento, que son los dos cubos blancos que guardan las cuatro secciones en que dividimos la réplica del jardín que realizamos el año pasado con Factum Arte y que, después de estar retenida en la aduana de El Cairo más de tres meses, llegaron al yacimiento cuando ya nos habíamos vuelto a España. Este año montaremos la réplica a partir del uno de febrero, cuando Nacho haya reforzado la estructura de metal que la soportará por encima del original.

Revisando el interior de la tumba de Djehuty antes de que llegara la luz.
Revisando el interior de la tumba de Djehuty antes de que llegara la luz.
Montando la logística del yacimiento.
Montando la logística del yacimiento.
Capazos con material de la campaña pasada todavía por procesar e inventariar.
Capazos con material de la campaña pasada todavía por procesar e inventariar.

Mientras los trabajadores egipcios montaban las jaimas y destapaban el jardín, nosotros sacamos de la tumba que excavó Carlos las decenas de capazos que almacenamos con materiales hallados en la campaña pasada y que todavía quedaban por procesar e inventariar. Entre todos le hemos dado un buen empujón, pero todavía tendremos que seguir todo el día de mañana si queremos ponernos al día. Después de comer, tuvimos una reunión en la sala de trabajo que tenemos en el hotel (que llamamos “El Chiringuito”) para revisar el funcionamiento de la nueva base de datos que hemos elaborado con Emilio Abada del Centro de Supercomputación de Galicia (CESGA), con el objetivo de desarrollar luego un Sistema de Información Geográfica (SIG). Así, hemos dado, por fin, el gran salto de FileMaker 10 a QGIS, lo que ha supuesto mucho trabajo de planificación y desarrollo durante el año, y esperemos que pronto podamos comprobar las grandes ventajas que conlleva.

Ana y Pía revisan bolsas con lino que hay que cribar y mirar con atención.
Ana y Pía revisan bolsas con lino que hay que cribar y mirar con atención.
Vista del Sector 10 con el jardín tapado en primer plano.
Vista del Sector 10 con el jardín tapado en primer plano.
El jardín destapado, tras retirar los tablones de madera, el plástico, planchas de meta y esterillas que lo cubrían y protegían.
El jardín destapado, tras retirar los tablones de madera, el plástico, planchas de meta y esterillas que lo cubrían y protegían.

Aprovechando las circunstancias, me voy a permitir un breve excursos sobre un problema del sistema de investigación científica española en Humanidades. El Plan Nacional de Investigación no contempla financiar el desarrollo de bases de datos y, además, las cuantías que asigna a los proyectos de Humanidades son generalmente tan pequeñas que no permiten contratar a ningún informático, ni servicio de informática que preste este servicio. Por otro lado, el Consejo Europeo de Investigación (ERC), que sí otorga importantes cantidades (a un 8% de los proyectos que concurren a las convocatorias), tampoco quiere financiar este tipo de tareas, porque asume que son y deben ser los planes de investigación de cada país los que deben apoyar estas tareas informáticas tan elementales para cualquier investigación. El caso es, por unos y por otros, resulta enormemente difícil en España mantenerte al día tecnológicamente como requeriría una investigación que pretenda ser puntera en el siglo XXI. En estas circunstancias uno se ve obligado, si no quiere claudicar, a buscarse vericuetos y fórmulas imaginativas, y buscar el apoyo de colegas y amigos que te saquen del apuro, como en nuestro caso ha hecho CESGA, nuestro salvador tecnológico.