Proyecto Djehuty

Diario de excavación

< Diario 2017

24 de febrero

Vista del Marsam desde los campos
Vista del Marsam desde los campos.
Casas de Qurnet Mirrai, frente al Marsam.
Casas de Qurnet Mirrai, frente al Marsam.
Transporte tradicional, pero seguro.
Transporte tradicional, pero seguro.
Panes al sol.
Panes al sol.
Pía y Gude con las manos en la masa.
Pía y Gude con las manos en la masa.
Espalda de coloso vista desde la terraza del Marsam, al atardecer.
Espalda de coloso vista desde la terraza del Marsam, al atardecer.

El último viernes de a campaña toca quedarse en el hotel para redactar en inglés el informe preliminar de la campaña y entregárselo al día siguiente a las autoridades del Servicio de Antigüedades. Cada uno debe hacer un breve resumen de su tarea y, en el caso de los excavadores, informar sobre los principales hallazgos en su zona. Todo ello acompañado del fotografías ilustren bien lo expuesto en el texto. La extensión acaba siendo de unas treinta y cinco páginas. Dentro de unos meses, cuando solicitemos la autorización para la próxima campaña, entregaremos en El Cairo un informe más extenso y mejor ilustrado, en inglés y árabe. Algunos del equipo tuvieron tiempo, además, para dar un paseo matutino por los alrededores. Y desde luego nada podría evitar que el último viernes preparáramos nuestra última comida campestre en la terraza del Marsam. Esta vez no hubo paella, pero sí pata de pulpo a la brasa, preparada con un chorrito de aceite de oliva por encima y cortada muy fino, además de ensalada de tomate (aquí están buenísimos, de los que saben a tomate de verdad), y platos de queso local (“rumi”) y del que nos trajeron por la hija de Suni y familia, que nos han visitado en el cierre de campaña.

El novio hace su entrada.
El novio hace su entrada.
La novia es recibida por todo lo alto, acompañada por sus hermanos Hazem y Ahmed.
La novia es recibida por todo lo alto, acompañada por sus hermanos Hazem y Ahmed.
El grupo Djehuty con los novios.
El grupo Djehuty con los novios.
La novia alza en brazos a la hija de Kamal.
La novia alza en brazos a la hija de Kamal.
Los más jóvenes se lo pasaron en grande, sin parar de bailar.
Los más jóvenes se lo pasaron en grande, sin parar de bailar.
La novia recibe la bendición del imán.
La novia recibe la bendición del imán.

El final de la composición del informe se tuvo que posponer hasta la mañana siguiente, porque estábamos invitados a la boda de una hermana de Hazem. Así que a las ocho cruzamos el Nilo y nos dirigimos a una enorme carpa donde se celebraba la fiesta de la boda. Mucha gente por parte de las dos familias y música a tope, la mayoría egipcia “moderna”. De beber, agua y miranda, y de comer un trozo de pastel. ¿Para qué más? El ambiente no podía ser más distendido y alegre, con niños bailando a la última moda que ven por televisión y abuelas al límite dispuestas a pasar un buen rato con los suyos en la pista de baile, sin complejos, ni vergüenzas. Se trataba sólo de pasarlo bien, en familia, dejarse llevar por la música y hacer un poco el tonto, que de vez en cuando viene muy bien.