Proyecto Djehuty

Diario de excavación

< Diario 2005

8 de febrero

Trabajo de campo

A primera hora de la mañana ha venido a vernos un restaurador del equipo belga que trabaja en una tumba en Qurna, especialista en la conservación de papiros. Le hemos pedido que viera el papiro que encontramos ayer. En su opinión, el papiro está doblado tantas veces y está tan comprimido, que incluso humedeciéndolo sería muy difícil desdoblarlo. Además, parece tener sólo una capa de papiro en vez de dos, lo que dificula enormemente su manipulación. Hemos decidido, por tanto, posponer su desdoblamiento para la campaña que viene y, así, ganar tiempo para documentarnos bien sobre distintos modos de proceder y consultar a especialistas en la materia.

En el patio de Djehuty hemos comenzado a retirar los adobes caídos. En el patio de Hery, seguimos profundizando en el agujero que se debió excavar en la roca del suelo cuando se construyeron las tumbas que descubrimos aquí hace un par de días. Y en el patio de Nebamón, han aparecido un par de adobes más con su impronta. Además, hemos podido por fin leer la inscripción de un bloque de piedra arenisca que sobresalía de la tierra del patio, y la sorpresa ha sido encontrarnos con el nombre de “el supervisor del ganado de Amón, Baki”, un personaje que ya conocíamos por los conos funerarios que hemos ido encontrando en esta zona del yacimiento.

Despejando el patio
Poco a poco vamos retirando los adobes caídos del patio de Djehuty.
Patio profundo
Parte del suelo del patio de Hery presenta una depresión considerable, delante de donde se abren las entradas a dos tumbas más.
Baki
En el patio de la tumba de Nebamón ha salido a la luz parte de una jamba con el nombre de “el supervisor del ganado de Amón, Baki”.
En la mina
Fathi y Hasan trabajan en la tumba por encima de la de Djehuty, tratando de bloquear la caída de escombros desde aquí.

Trabajo de gabinete

Nos hemos llevado a la excavación unos bocadillos del Marsam para poder ir a visitar Deir el-Medina a las tres de la tarde. Habíamos quedado previamente con la directora de la misión francesa que trabaja allí para que nos enseñara lo que están haciendo. Hemos estado en el lugar donde estudian la cerámica y en el sitio que están excavando, junto al enorme pozo donde se encontraron miles de ostraca de época de Ramsés III. Gillemette Andreu es conservadora del Museo del Louvre, y ha sido enormemente generosa con nosotros dedicándonos un par de horas a enseñarnos detalladamente el asentamiento de los artesanos. Ha sido un auténtico lujo pasear por las calles del poblado e ir entrando de casa en casa.

Canopo reunido
María José ha juntado los cuatro fragmentos en que se había roto un vaso canopo de cerámica. Uno de los fragmentos era la cara amarilla que encontramos ayer.
Detalle
En la mesa de trabajo de María José también se producen hallazgos importantes.
En Deir el-Medina
Parte del grupo Djehuty en la terraza de la casa del Instituto Francés de Arqueología en Deir el-Medina.
Anfitiriona
Guillemette Andreu ha sido una anfitriona modelo y la mejor profesora de Deir el-Medina. Una tarde maravillosa y muy provechosa.

Vida cotidiana

Gato de Deir el-Medina dejándose querer
Gato de Deir el-Medina dejándose querer.