Proyecto Djehuty

Diario de excavación

< Diario 2005

14 de febrero

Trabajo de campo

Por fín se ve la luz al final del pozo. Sí, hemos conectado con el techo de la cámara de Djehuty. El rais Ali gritó desde arriba que entrara en la tumba a ver si se veía la luz que tenía Fathy en el pozo. Entré, me puse el casco, subí por los escombros a oscuras hasta bien dentro de la capilla. Giré la cabeza a la esquina de la derecha y, sí, la luz se abrió camino entre los escombros y alumbró parte de la sala. ¡Mabruk! El “Pozo Benissa” ha funcionado. Hemos conseguido llegar al techo de la tumba de Djehuty desde arriba. Ahora podremos bloquear la entrada de escombros y solucionar el problema con seguridad y, sobre todo, respetando el interior de la tumba y sus relieves. Además, será una solución duradera.

Fathy escaló por dentro del pozo, bajó corriendo la ladera y entró en la tumba para verlo con sus propios ojos. Carlos y Juan se unieron a él y se abrazaron de alegría. Para ellos había sido una campaña muy larga y penosa, trabajando en condiciones muy difíciles, envueltos en polvo, conteniendo pequeños derrumbes de escombro, soldando chapas de aluminio una tras otra, sin saber si conseguirían acertar con el lugar exacto del agujero. El tiempo iba pasando y parecía que no lo conseguirían, pues cada vez que cogían ritmo surgía algún problema inesperado: tablones de madera atravesados en el camino, un tumba, dos, una roca en medio… Pero lo han conseguido; en el último día. Djehuty está cada vez más cerca. El año que viene será una gran campaña.

Junto al pozo
Junto al pozo de Hery, han parecido varias decenas de fragmentos de una vasija en la base del muro que separaría el patio de Hery del de la tumba intermedia.
Mohamed el reconstructor
Mohamed Farouk sólo ha necesitado un par de horas para limpiar, juntar y pegar los muchos fragmentos de la cerámica hallada junto al pozo de Hery.
Pie de momia
En la excavación del exterior ha salido la última momia del 2005.
Coche para todo
Hemos metido en la excavación el viejo Peugeot de los Farouk para que Ana pudiera sacar fotos del yacimiento desde un buen ángulo.

Trabajo de gabinete

Ana se ha pasado la mañana como loca sacando fotos sin parar de los últimos materiales que quedaban pendientes. Durante el descanso, Carlos y Juan han introducido dentro del pozo de la tumba intermedia una micro cámara digital conectada a un ordenador. El objetivo era asomarnos y hacernos una idea de lo que nos espera (en el futuro), antes de entrar físicamente y alterar el lugar. El experimento ha funcionado. El año que viene puliremos algunas pegas y le sacaremos más partido a este espía indiscreto.

El último día de excavación ha sido redondo. Tres grupos de obreros han terminado de perfilar los patios de Hery y de la tumba intermedia y ahora, las tumbas una tras otra, tienen una presencia imponente. Todos los objetivos que nos fijamos para esta campaña se han cumplido con creces. El cansancio se hace notar, pero todos estamos muy contentos y satisfechos del trabajo realizado. Dejamos todo listo para que la próxima campaña sea todavía mejor.

Fathy el topo
El lo más profundo del pozo, Fathy se afana soldando chapas de metal, consciente que queda poco tiempo.
Luz
Por fín hemos conectado con la tumba de Djehuty y la luz pasa desde el pozo hasta la cámara interior. El problema de los escombros está solucionado y el camino hacia Djehuty despejado.
Tecnología punta
Carlos y Juan, dentro de la tumba de Hery, prueban la mico cámara digital conectada al ordenador.
Fisgando en el pozo
La cámara digital nos ha permitido mirar por dentro del pozo de la tumba intermedia sin necesidad de bajar.

Vida cotidiana