Proyecto Djehuty

Diario de excavación

< Diario 2005

18 de enero

Trabajo de campo

Al trabajo se ha incorporado hoy José Miguel Serrano. Su llegada ha coincidido con que Gemma se ha puesto enferma con catarro y se ha tenido que quedar en cama. Así que José Miguel se ha ocupado de controlar su sector, en el que ha salido un fragmento de un vaso de alabastro, un piedra caliza con un friso hekher pintado y un fragmento de una inscripción con jeroglíficos en azul, probablemente de la tumba de Djehuty.

Marga ha comenzado ha excavar con Mohamed y Sayed justo delante de la entrada a la tumba de Djehuty. Allí ha salido la tapa de un vaso canopo con rostro humano, de buena calidad, tal vez de la dinastía 18. Un poco más alejado de las tumbas había salido antes un fragmento de un ungüentario de vidrio de color azul.

osé Manuel ha seguido con Hasán y Mohamed Farouk excavando la zona de los adobes caídos, delante de la tumba intermedia. Allí hemos encontrado un cono de Djehuty y un adobe con la impronta de “El supervisor del ganado de Amón Ta-ut-he[…]”. Con esta impronta ya habíamos encontrado otros dos adobes, ambos con la impronta sólo parcialmente legible. Con este tercer ejemplar podemos confirmar que los últimos signos forman un antropónimo masculino.

Chemi en acción
José Miguel toma notas del sector de la excavación que supervisa.
Epigrafía
Parte del equipo estudia una de las inscripciones de Djehuty y la contrasta con el dibujo que ha hecho Ana.
Mesa de restauración
La mesa de restauración de la jaima grande se inaugura con un lino con inscripción.
Lino
Lino con inscripción jeroglífica.

Trabajo de gabinete

Como en días pasados, Pía y Ahmed han seguido limpiando los relieves del vestíbulo de la tumba de Djehtuy. Junto a ellos, Ana ha estado trabajando en la epigrafía de las mismas paredes. Y arriba, junto a la jaima grande, Curro y Parra llevan el inventario y clasificación de materiales al día.

Mañana comienza la fiesta musulmana del Aid y de Arafat. Nosotros hemos conseguido, tras duras negociaciones y usando la capacidad de persuasión del rais Ali Farouk y sus buenas relaciones con los jefes, sólo tener vacación el jueves (además del viernes), pues las demás expediciones van a estar tres días o más sin trabajar. El asunto es delicado porque son días especialmente religiosos. La verdad es que parar tres días nos hubiera roto el ritmo y a los obreros les supone cobrar una jornada más de trabajo y un extra por ser día de fiesta.

Jarrita
Jarrita de vidrio.
Canopo
Tapa de un vaso canopo con rostro de persona.

Vida cotidiana

Kamal y Ahmed
Dos de nuestros trabajadores que se han quedado hoy con nosotros hasta las tres de la tardea.
Jugando con fuego
Niños avivando un fuego para aliviar un poco el frío al amanecer.
Un Mohamed
El nieto del aguador luciendo su mejor sonrisa y su dentadura.
Verde
Paisaje de los campos de cultivo desde el patio del Marsam.
Colosos
Pía, Curro, Carlos y Juan se acercaron a los colosos de Memnon dando un paseo después de comer.