Proyecto Djehuty

Campañas

campaña 2020

MISIÓN HISPANO-EGIPCIA EN DRA ABU EL-NAGA TUMBAS DE DJEHUTY Y HERY (TT 11-12)
Decimonovena campaña: 14 de Enero – 22 de Febrero

Plano del yacimiento.
Plano del yacimiento.
Vista del yacimiento desde la falda de la colina de Dra Abu el-Naga.
Vista del yacimiento desde la falda de la colina de Dra Abu el-Naga.
El área delante del patio de entrada a la tumba-capilla de Djehuty (TT 11) se ha denominado “Sector 11”. Este año, salió a la luz parte del suelo y del muro de adobe que se construyó alrededor del pozo funerario que debe localizarse delante de capilla de la dinastía XVII.
El área delante del patio de entrada a la tumba-capilla de Djehuty (TT 11) se ha denominado “Sector 11”. Este año, salió a la luz parte del suelo y del muro de adobe que se construyó alrededor del pozo funerario que debe localizarse delante de capilla de la dinastía XVII.
Un pequeño ataúd de barro (24,5 x 12 x 14,5 cms) fue hallado al norte/oeste de la capilla de adobe. Un cordel todavía estaba atado en su lugar, manteniendo unida la tapa a la caja. Dentro se encontraba una figurilla momiforme de madera envuelta en cuatro vendas de lino. El nombre de su propietario, “El Osirirs, Djehuty”, fue escrito sobre la figurilla y sobre una de las vendas.
Un pequeño ataúd de barro (24,5 x 12 x 14,5 cms) fue hallado al norte/oeste de la capilla de adobe. Un cordel todavía estaba atado en su lugar, manteniendo unida la tapa a la caja. Dentro se encontraba una figurilla momiforme de madera envuelta en cuatro vendas de lino. El nombre de su propietario, “El Osirirs, Djehuty”, fue escrito sobre la figurilla y sobre una de las vendas.
Un ataúd antropomorfo de madera fue descubierto durante la excavación al norte/este de la capilla de adobe. Se dejó sobre el suelo sin protección alguna. El contexto, sin embargo, parece corresponderse con los despojos de saqueos de tumbas en época antigua.
Un ataúd antropomorfo de madera fue descubierto durante la excavación al norte/este de la capilla de adobe. Se dejó sobre el suelo sin protección alguna. El contexto, sin embargo, parece corresponderse con los despojos de saqueos de tumbas en época antigua.
El ataúd, 1,75 x 0,33 m, se talló a partir de un solo tronco de árbol, y recibió una mano de enlucido blanco sobre el exterior (salvo en la espalda). Puede datarse en la dinastía XVII, ca. 1600 a. C. Dentro del ataúd descansaba sobre el costado derecho la momia de una mujer de 15/16 años y 1,55 m de altura.
El ataúd, 1,75 x 0,33 m, se talló a partir de un solo tronco de árbol, y recibió una mano de enlucido blanco sobre el exterior (salvo en la espalda). Puede datarse en la dinastía XVII, ca. 1600 a. C. Dentro del ataúd descansaba sobre el costado derecho la momia de una mujer de 15/16 años y 1,55 m de altura.
El ataúd se asemeja a un shabti de madera de la dinastía XVII.
El ataúd se asemeja a un shabti de madera de la dinastía XVII.
La momia, conservada en mal estado, llevaba dos pendientes en la oreja izquierda y un anillo en cada mano. Además, cuatro collares fueron colocados en un puñado sobre su pecho.
La momia, conservada en mal estado, llevaba dos pendientes en la oreja izquierda y un anillo en cada mano. Además, cuatro collares fueron colocados en un puñado sobre su pecho.
Dentro de uno de los pozos funerarios se ahlló una estela de piedra caliza pintada, de 49 x 35 x 5.5 cm. Puede datarse en la dinastía XII o XIII.
Dentro de uno de los pozos funerarios se ahlló una estela de piedra caliza pintada, de 49 x 35 x 5.5 cm. Puede datarse en la dinastía XII o XIII.
La Dra. Louise Bertini, Directora en El Cairo del American Research Center in Egypt (ARCE) visitó el yacimiento junto con parte de su equipo, y examinaron la réplica del jardín funerario, la cual ha sido producida e instalada gracias a una ayuda otorgada por el ARCE–AEF 2018.
La Dra. Louise Bertini, Directora en El Cairo del American Research Center in Egypt (ARCE) visitó el yacimiento junto con parte de su equipo, y examinaron la réplica del jardín funerario, la cual ha sido producida e instalada gracias a una ayuda otorgada por el ARCE–AEF 2018.