Proyecto Djehuty

Campañas

campaña 2013

MISIÓN HISPANO-EGIPCIA EN DRA ABU EL-NAGA TUMBAS DE DJEHUTY Y HERY (TT 11-12)
Duodécima campaña: 8 de Enero – 21 de Febrero

Djehuty vivió en la antigua ciudad de Tebas, hoy Luxor, a comienzos del siglo XV a. C., bajo el reinado de una de las pocas mujeres que ejerció como faraón en la dilatada historia antigua de Egipto: Maatkara Hatshepsut. Djehuty desempeñó el cargo de "supervisor del Tesoro" de la administración real y "supervisor de los trabajos" de los artesanos encargados de decorar con metales, piedras preciosas y maderas exóticas los monumentos que la reina levantó a ambas orillas del Nilo. Todo parece indicar que murió antes de que Hatshepsut desapareciera de la escena, en torno al año 1470 a. C. A diferencia de los principales dignatarios de la época, que construyeron sus tumbas en la colina de Sheikh Abd el-Qurna, al suroeste del templo funerario de la reina, Djehuty ubicó su monumento para la eternidad al otro lado del valle de Deir el-Bahari, a unos quinientos metros más al noreste, en la colina conocida hoy como Dra Abu el-Naga. ¿Por qué se aleja Djehuty de sus colegas? y ¿por qué elije ese lugar en particular?

Zonas excavadas este año
Zonas excavadas este año
Plano Sector 10
Plano Sector 10
Ataúd infantil tipo rishi, dinastía XVII
Ataúd infantil tipo rishi, dinastía XVII

La colina de Dra Abu el-Naga se eleva en la orilla occidental del Nilo, en el extremo norte de la necrópolis, justo en frente del templo de Karnak, que a comienzos del siglo XV a. C., con la instauración de la dinastía XVIII, se convirtió en el templo principal de Tebas, y su clero, dedicado al culto del dios Amón, fue adquiriendo paulatinamente mayor relevancia social y económica. En la búsqueda de elementos simbólicos en el paisaje que enfatizaran las ideas religiosas y concepciones funerarias, Dra Abu el-Naga parecía un lugar idóneo para enterrarse, pues el sol que por las mañanas se elevaba entre los obeliscos y pilonos del templo de Amón en Karnak, se ocultaba al anochecer por detrás de la colina de Dra Abu el-Naga.

'Retrato' del príncipe Intefmose sobre un pequeño obelisco, dinastía XVII
'Retrato' del príncipe Intefmose sobre un pequeño obelisco, dinastía XVII
Pozo funerario de Intefmose
Pozo funerario de Intefmose. Su cámara sepulcral conecta con la del portavoz de Nekhen, Ahmose
Shabtis tipo momia con sus sarcófagos de barro, para el portavoz de Nekhen, Ahmose
Shabtis tipo momia con sus sarcófagos de barro, para el portavoz de Nekhen, Ahmose

Además, la fiesta más importante de aquel entonces en Tebas, la "bella fiesta del valle", durante la cual se sacaba en volandas a la estatua del dios Amón del templo de Karnak y se le acompañaba en procesión hasta Deir el-Bahari, alcanzaba la necrópolis precisamente a los pies de la colina de Dra Abu el-Naga, justo donde Djehuty ubicó su morada para la eternidad.

Shabtis del portavoz de Nekhen, Ahmose (din. XVII)
Shabtis del portavoz de Nekhen, Ahmose (din. XVII)
Limpieza y consolidación de la capilla del supervisor de los tejedores, Ramose (din. IXX)
Limpieza y consolidación de la capilla del supervisor de los tejedores, Ramose (din. IXX)
La limpieza de las paredes del pasillo de Djehuty (TT 11) sacan a la luz numerosos grafiti demóticos
La limpieza de las paredes del pasillo de Djehuty (TT 11) sacan a la luz numerosos grafiti demóticos

Muy probablemente, el simbolismo religioso que adquirió la colina y un emplazamiento estratégico en la procesión anual más significativa debieron influir en la elección del lugar. Pero, de igual forma, bien podrían haber intervenido en la decisión de Djehuty otros factores de tipo político y social, como, por ejemplo, el hecho de que la colina de Dra Abu el-Naga hubiera sido el lugar elegido por la familia real de la dinastía anterior, la dinastía XVII, que eran percibidos como los gobernantes tebanos por excelencia. Todo parece indicar que también los primeros reyes de la dinastía XVIII fueron allí enterrados, siendo Hatshepsut quien rompe la tradición e inaugura el Valle de los Reyes como el lugar donde ubicar la tumba real. En ese momento, Dra Abu el-Naga pasó a ser un terreno más accesible, a la vez que conservaba intactas sus connotaciones religiosas y políticas. Así, en torno al año 1470 a. C., Djehuty decide buscar un hueco para su monumento funerario entre la familia real y los cortesanos de la dinastía anterior, en un terreno cargado de simbolismo religioso y de rancio abolengo tebano.

Instalación del techo de hierro e iluminación de la capilla de Djehuty (TT 11)
Instalación del techo de hierro e iluminación de la capilla de Djehuty (TT 11)